La última burrada
Blog de burros

¡Por fin hemos pasado a la acción! Después de varios meses pensando cuál sería la mejor forma de solucionar esta particular injusticia, iniciamos un duro camino para que un animal tan importante para el ser humano como el burro recupere el lugar que nunca debió abandonar, al mismo nivel que los demás.

Somos conscientes de que la cuestión de su inexistente emoticono no deja de ser un símbolo del trato que a lo largo de la historia hemos prestado a un animal que, en cambio, siempre ha estado cuando hemos necesitado de su ayuda. Y queremos que la llegada de su emoticono, si Unicode acepta nuestra petición, sea también un símbolo de un tiempo nuevo para el burro.

Y como está todo dicho, solo queda una cosa…